,

Jornadas PolíticaMENTE crítica

Las Plataformas de Solidaridad vuelven a ser un ejemplo de responsabilidad y democracia participativa con Las Jornadas “PolíticaMENTE Crítica“. El objetivo de estas jornadas era comenzar a poner en diálogo personas de diferentes edades y espacios que normalmente no suelen encontrarse para poner en común ideas, en definitiva, comenzar a poner en práctica una democracia participativa. 

Han sido 10 mesas de debate y 135 personas las que han estado formando parte de esta jornada. Jóvenes de plataformas, personal técnico, personas de partidos políticos, colectivos sociales y plataformas ciudadanas y ciudadanía no organizada han debatido sobre Medio ambiente, Discriminación, Género, Sanidad, Participación Ciudadana, Educación, Ocio y tiempo libre, Democracia, Empleo y Vivienda. 

La mesa de debate ha tenido lugar en dos partes: por un lado, un análisis sobre el estado actual de la temática y por otro, propuestas de mejora que puedan llevarse a cabo a nivel individual, colectivo e institucional. Cada mesa ha debatido en mayor o menor profundidad dependiendo de la necesidad y el ritmo que se ha necesitado. Han sido muchas las ideas y nos hemos quedado con ganas de más. Esperemos que estas jornadas sean parte de un proceso que ni empieza ni acaba con este día. En breves mandaremos un informe sobre lo que cada mesa ha hablado con la esperanza de que cada partido político lo tenga en cuenta y escuche la voz de una juventud muy estereotipada y poco escuchada.

 

 

 

 

 

 

 

¿Cómo surge esta acción?

Al comienzo de este curso, momento en que nuestros grupos de jóvenes nos proponen los temas que quieren abordar a lo largo del año, demandaron la necesidad de trabajar la temática de “Política” con un gran interés en conocer las características y elementos de nuestra democracia, el estado actual de las políticas del Estado del Bienestar, los sistemas políticos actuales, el estado de la crisis económica y cómo está afectando, conocer las herramienta participativas institucionales existentes y movimientos ciudadanos para llevar propuestas de la sociedad al gobierno, etc. Tras haber analizado, debatido y reflexionado sobre estos elementos, surge la propuesta de llevar a cabo una acción en la que de nuevo los y las jóvenes de las Plataformas de solidaridad han decidido tomar parte en la política en la medida de sus posibilidades, en esta ocasión continuando con el trabajo realizado hace 3 años, que se explica más adelante. En ésta ocasión se ha planteado organizar una jornada en la que trabajar sobre las diferentes temáticas que aborda el documento “Yo no soy votante pero mi voz es importante”, y comenzar a generar espacios de democracia participativa donde poner en diálogo a diversos sectores de la población que normalmente no comparten ideas, análisis, opiniones y debates de forma natural.